Si hay zonas erógenas en todo el cuerpo, sin duda, los pezones son una autopista directa hacia el placer. Olvídate de los peajes y lánzate a recorrer una sensación que nunca antes habías experimentado.
Cuando una pareja lleva mucho tiempo junta, la rutina suele estar más presente en sus vidas. Por eso, algunas deciden proba nuevas experiencias incluyendo en su vida sexual accesorios para la dominación y el bondage.
Cuando te viene a la cabeza el término “gel de placer” seguro que lo asocias con un simple gel lubricante usado en el sexo anal o para combatir problemas de sequedad vaginal. Sin embargo, el gel íntimo se puede usar de muchas otras interesantes, divertidas y excitantes formas.
El sexo es mucho más que tener un orgasmo. Dar y recibir placer poco a poco y disfrutar de los preliminares es una experiencia realmente placentera e imprescindible.
Las joyas anales son unos de los pocos juguetes eróticos clasificados como unisexs, ya que pueden ser usados tanto por hombre como por mujeres y, permite un mundo de posibilidades para todo tipo de parejas.